martes, 10 de abril de 2012

"Video minuto"

En las principales ciudades del mundo, muchas de ellas de América latina, los edificios testigos de la historia y del devenir de sus habitantes son respetados y puestos en valor, porque no sólo constituyen un motivo de orgullo para todos, sino también un fuerte atractivo para los turistas y estudiosos del patrimonio. 
El tema abordado para este "Video minuto", es el de la variedad Arquitectónica que el barrio porteño de la Recoleta posee, sumado a la poca protección de las construcciones patrimoniales que allí yacen.
La arquitectura porteña encanta a los visitantes, tanto a quienes simplemente disfrutan de la estética de estos inmuebles como particularmente a los expertos, porque es el reflejo de lo que somos: una gran variedad de estilos arquitectónicos de todo el mundo conviviendo en un conjunto de gran calidad.
Conservar y reutilizar el patrimonio construido conlleva, como lo señalan los expertos en preservación, un importante ahorro de energía y contribuye a hacer más sustentables a las ciudades.
Nuestra ciudad  ha perdido varios edificios de valor patrimonial y, aun aquellos que quizá no lo tuvieran. Nunca el patrimonio arquitectónico de una ciudad debería quedar a merced de las leyes del mercado de la construcción. Sobre todo ahora, que en el mundo se discute cómo hacer más vivibles las ciudades en términos de arquitectura real, es decir, de acercamiento a sus habitantes, que son principalmente quienes deben disfrutarlas.
La ausencia de una ley que proteja el patrimonio arquitectónico porteño dejará la puerta abierta para que distintos proyectos inmobiliarios tomen la delantera, sin pensar en la ciudad como un todo, propiedad de sus habitantes.